Celebración del Santo Vía Crucis,
Viernes Santo, 10 de abril 2020,
Catedral de Ciudad Quesada, 9:00 a.m.

Momento de meditación. El Viernes Santo es el día por excelencia del Vía Crucis, el camino de la cruz de Jesús, el camino que lleva a Jesús al calvario, cargando la cruz, en la cual será clavado por nuestra redención.

Que la preciosa sangre de Cristo se derrame sobre el mundo entero y nos cubra con su amor y su misericordia para vernos libres de este mal que nos aqueja y nos angustia.

Al finalizar este Vía Crucis, evocamos a nuestra Madre Santísima, la Virgen María, que estuvo al pie de la cruz.
Por su intercesión hicimos, llenos de fe, la oración que ha compuesto y ha propuesto el Papa Francisco a toda la Iglesia, para que oremos con motivo de esta Pandemia que nos aqueja en este momento.

Oh María,
tú resplandeces siempre en nuestro camino
como un signo de salvación y esperanza.
A ti nos encomendamos, Salud de los enfermos,
que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús,
manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación del pueblo romano,
sabes lo que necesitamos
y estamos seguros de que lo concederás
para que, como en Caná de Galilea,
vuelvan la alegría y la fiesta
después de esta prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,
a conformarnos a la voluntad del Padre
y hacer lo que Jesús nos dirá,
Él que tomó nuestro sufrimiento sobre sí mismo
y se cargó de nuestros dolores
para guiarnos a través de la cruz,
a la alegría de la resurrección. Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios,
no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

Monseñor José Manuel Garita Herrera

Obispo de Ciudad Quesada