Diócesis de Ciudad Quesada camina hacia el Jubileo de la Esperanza

Peregrinaciones Vicariales, Eucaristía, Adoración Eucarística, Rosario y Catequesis es parte de la apertura celebrativa al Jubileo del año 2025 convocado por el Papa Francisco.

El pasado 9 de mayo, el Papa Francisco dio a conocer la Bula Spes non confundit (La esperanza no defrauda) de Convocatoria del Jubileo Ordinario de 2025. Ante la Puerta Santa (cerrada) de la Basílica de San Pedro, el Pontífice entregó este documento a los arciprestes de las Basílicas Papales de Roma, a algunos representantes de las Iglesias particulares que han venido al Vaticano para este acontecimiento y a los Protonotarios Apostólicos.

El así llamado Jubileo Ordinario de la Esperanza dará inicio el 24 de diciembre de 2024 y finalizará el 14 de diciembre del próximo año.

Es en este contexto que la Diócesis de Ciudad Quesada ha preparado un itinerario para caminar hacia este Año Jubilar, desde la Vicaría Episcopal para la Evangelización, y que ha sido acogido en las vicarías foráneas y parroquias, para enrumbarnos a esta celebración.

¿Qué es un Jubileo?

“Jubileo” es el nombre de un año particular: parece que deriva del instrumento utilizado para indicar su comienzo; se trata del yobel, el cuerno de carnero, cuyo sonido anuncia el Día de la Expiación (Yom Kippur). Esta fiesta se celebra cada año, pero adquiere un significado particular cuando coincide con el inicio del año jubilar. A este respecto, encontramos una primera idea en la Biblia: debía ser convocado cada 50 años, porque era el año ‘extra’, debía vivirse cada siete semanas de años (cfr. Lv 25,8‑13). Aunque era difícil de realizar, se proponía como la ocasión para restablecer la correcta relación con Dios, con las personas y con la creación, y conllevaba el perdón de las deudas, la restitución de terrenos enajenados y el descanso de la tierra.

El Papa Bonifacio VIII, en 1300, convocó el primer Jubileo, llamado también “Año Santo”, porque es un tiempo en el que se experimenta que la santidad de Dios nos transforma. Con el tiempo, la frecuencia ha ido cambiando: al principio era cada 100 años; en 1343 se redujo a 50 años por Clemente VI y en 1470 a 25 años por Pablo II. También hay momentos ‘extraordinarios’: por ejemplo, en 1933, Pío XI quiso conmemorar el aniversario de la Redención y en 2015 el Papa Francisco convocó el año de la Misericordia. También ha sido diferente el modo de celebrar este año: en el origen coincidía con la visita a las Basílicas romanas de san Pedro y san Pablo, por tanto, con la peregrinación, posteriormente se añadieron otros signos, como el de la Puerta Santa. Al participar del Año Santo se obtiene la indulgencia plenaria.

Año Jubilar

En la Bula del Papa Francisco para convocar este Jubileo expresa: “En el corazón de toda persona anida la esperanza como deseo y expectativa del bien, aun ignorando lo que traerá consigo el mañana. Sin embargo, la imprevisibilidad del futuro hace surgir sentimientos a menudo contrapuestos: de la confianza al temor, de la serenidad al desaliento, de la certeza a la duda. Encontramos con frecuencia personas desanimadas, que miran el futuro con escepticismo y pesimismo, como si nada pudiera ofrecerles felicidad. Que el Jubileo sea para todos ocasión de reavivar la esperanza”.

Sobre la apertura de la Puerta Santa, el sucesor de Pedro, explica: “con la certeza de que este Año jubilar será para toda la Iglesia una intensa experiencia de gracia y de esperanza, dispongo que la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, se abra a partir del 24 de diciembre del corriente año 2024, dando inicio así al Jubileo ordinario. El domingo sucesivo, 29 de diciembre de 2024, abriré la Puerta Santa de la Catedral de San Juan de Letrán, que el 9 de noviembre de este año celebrará los 1700 años de su dedicación. A continuación, el 1 de enero de 2025, solemnidad de Santa María, Madre de Dios, se abrirá la Puerta Santa de la Basílica papal de Santa María la Mayor. Y, por último, el domingo 5 de enero se abrirá la Puerta Santa de la Basílica papal de San Pablo extramuros. Estas últimas tres Puertas Santas se cerrarán el domingo 28 de diciembre del mismo año”.

El Pbro. Luis Antonio Masís Velázquez, vicario de la Parroquia El Buen Pastor de Río Frío, tuvo a cargo la Catequesis.

Año de Oración

Ya el pasado 21 de enero, con motivo de V Domingo del Tiempo Ordinario, dedicado a la Palabra de Dios, el Papa Francisco inauguró el Año de la Oración para prepararnos a vivir la celebración del Jubileo de 2025. El lema para el Jubileo es “Peregrinos de la esperanza”.

“Los próximos meses nos conducirán a la apertura de la Puerta Santa, con la que comenzaremos el Jubileo. Les pido que intensifiquen la oración para prepararnos a vivir bien este acontecimiento de gracia y experimentar la fuerza de la esperanza de Dios. Por eso comenzamos el Año de la Oración, un año dedicado a redescubrir el gran valor y la absoluta necesidad de la oración en la vida personal, en la vida de la Iglesia y en el mundo”, decía el Papa Francisco ese domingo.

Peregrinaciones vicariales

Como parte del caminar de nuestra diócesis a la celebración del Jubileo 2025, este sábado 18 de mayo iniciaron las peregrinaciones vicariales, con el objetivo de encontrarnos en un ambiente de catequesis y de oración.

Se empezó en la Vicaría San José, y se tuvo como sede la Parroquia San Antonio de Padua, en Pital.

A las 9:00 a.m., comenzó la Catequesis; posteriormente, se tuvo en Santo Rosario; a las 10:15 a.m., dio inicio la Santa Eucaristía, presidida por Monseñor José Manuel Garita Herrera; y, luego se concluyó con la Adoración Eucarística.

La Catequesis estuvo a cargo del Pbro. Luis Antonio Masís Velázquez con el tema: “La oración: combate espiritual, desde el Catecismo de la Iglesia”.

Calendario

Este es el calendario de las siguientes peregrinaciones bajo este itinerario de preparación y vivencia en la que se reúnen las parroquias de cada Vicaría: Sábado 20 de julio, Vicaría San Francisco de Asís, en la Parroquia Santa Rosa de Lima, Pocosol.

La tercera experiencia se tendrá el sábado 14 de setiembre, en la Vicaría San Juan Bosco, en el Santuario Diocesano Nuestra Señora de los Ángeles; y, se cierra la preparación al Año Jubilar, el sábado 16 de noviembre en la Vicaría San Carlos, en la Parroquia San Carlos Borromeo, Catedral.

Se exhorta a los Consejos Parroquiales de Pastoral, que son presididos por los curas párrocos, para que promuevan y lleven adelante iniciativas que incentiven la vida de oración en cada una de las comunidades parroquiales de nuestra Iglesia particular.

Los fieles se hicieron presentes a esta jornada que dio inicio al caminar diocesano hacia el Jubileo 2025.

Fotos: Naomy Zúñiga Picado