Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Al celebrarse, Dios mediante, el día de mañana, -en la Fiesta de la Presentación del Señor- la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, quiero saludar y felicitar a los hermanos y hermanas que han optado por esta forma radical de vida, a través de los votos de pobreza, castidad y obediencia, y que están presentes en nuestra Diócesis compartiendo nuestro servicio pastoral y siendo testimonio de la vida consagrada que forma parte fundamental de la vida y de la santidad de la Iglesia.

Al asegurarles especialmente mi oración -de modo especial en la Eucaristía- aprovecho esta ocasión propicia para reconocer y agradecer todas las obras, esfuerzos y servicios que prestan tan generosamente para bien de nuestra Iglesia Particular.

Que el Señor les permita seguir viviendo su condición de consagrados y consagradas, y el carisma propio, con mucha esperanza, alegría y generosidad. La Virgen les ayude a vivir siempre en santidad y fidelidad.

Al asegurarles mi cercanía y compañía en la oración, les saluda y bendice cordialmente,

MONSEÑOR JOSÉ MANUEL GARITA HERRERA, OBISPO DE CIUDAD QUESADA